la pastoral

UN SUEÑO
Leyendo el capítulo 1 del libro de Daniel encontramos a los jóvenes de buen parecer, enseñados en toda sabiduría, sabios en ciencia, y de buen entendimiento, e idóneos para estar en palacio, estos fueron llevados a Babilonia como esclavos (Daniel, Ananías, Misael, y Azarías). Ninguno de ellos tuvieron el sueño profético de la venida del Mesías, Dios escogió a un impío sanguinario, enemigo del pueblo de Dios, para que le fuera revelado la venida del Mesías.
Enseñanza: Que no tenga sentido para nosotros, no quiere decir que no tenga sentido para Dios. Nosotros elegimos a las personas según nuestro buen parecer, y entiendo, que nuestro parecer por muy bueno que sea, no tiene nada que ver con el parecer de Dios.
¿Te imaginas eligiendo a tu peor enemigo, al que te ha quitado la ropa, las posesiones, la tierra, arrancado de tu familia, te cambia el nombre, te impone su dieta, te hace hablar otro idioma para tener un sueño de Dios?
Respondo con sinceridad: Yo tampoco lo elegiría. Sin embargo, Dios utiliza a quien quiera y como quiera, aún cuando ni siquiera lo haya pedido. Para Dios Nabucodonosor era el candidato perfecto; para nosotros un impío, para Dios un medio para ser glorificado.
La paz del Señor.
Francisco L. Fernández Martínez